Isla de Perros

Si ya de antemano te avisan, ehhh , que es lo nuevo de Wes Anderson, ya te paras a pensarlo, de merecerá seguro en algún sentido el visionado. Por el título, quizás des un paso atrás y si además te enteras que es animación de títeres o de muñecos o como quieras llamarlo, eso también te puede hacer querer dar otro paso atrás. Pero hay que ser valiente, salir del asiento de confort, donde miramos una y otra vez la misma película, escrita por diferentes.

Pero vas a quedarte embobado, los dioramas, las maquetas, los puppets van a hacer que casi percibas como de carne y hueso a esos seres animados. Tanto a los canes como a los humanos, como a los paisajes y escenarios, es una labor tan precisa y minuciosa que solo con verla da gusto. Una vuelta de tuerca, mas profesional, con mas profundidad y con aún mas trabajo del que vimos en Fantastic Mr. Fox. Una labor exhaustiva para crear los entornos donde se desarrolla la acción y el  movimiento con grabación stop-motion, que te dejará sorprendido por el buen hacer. También se mezclara con otras técnicas de tipo digital y animación 2D ( la clásica ) que se intercambiará ante tus ojos de maneras magistral.

La historia, sencilla y con gancho, todos los perros son exiliados a Isla Basura, a causa de una política sin corazón y una gripe canina que amenaza al mundo humano. Con este detonante nace la historia. Hecha de las semillas del mejor cine, nos recordará a otras películas grabadas en nuestra retina fílmica. Estos canes demostraran ser mejores interpretes que muchos actores que vimos en muchas películas recientes. Un mundo árido hecho de poca comida, mugre, espíritu de lucha y decepción hacen que bajo la pequeña ayuda de Atari ( un niño en búsqueda de su can-guardaespaldas perdido ) los cánidos hagan su propia revolución.

Una perfecta caricatura de un Japón distópico representado a la perfección como en un sueño de una posguerra japonesa, hecha de pequeñas fichas de mikado que se disponen sobre el tapete, de muchos colores nos dan un crisol cálido, acogedor e intrigante para esta historia. Una pequeña epopeya canina para resolver una misión-misterio. Siempre con la presencia de la lucha entre el sentido común canino y el perdido por la raza humana.

En otro frente, un científico y sus proyectos esperanzadores son condenados al ostracismo. Manipulados y escondidos frente a la política populista y despiadada del Sr. Kobayashi.

Quizás sea mas conveniente no desentrañar mucho mas de la historia, sino simplemente dejarse atrapar por la mirada sincera de los protagonistas de esta cinta, los perros, los niños y las personas de buen corazón, así como ese mensaje de todo puede ser mejor, mas bueno, mas puro, como parece que Wes Anderson nos quiere comunicar.

Una odisea canina hacia el otro lado, donde nosotros mismos aprenderemos sobre los errores que cometemos, además de por el camino descubrir los diferentes alegatos que nos va mostrando el autor, contra el maltrato, contra la manipulación de la política por encima de la ciencia, el control de los medios de comunicación, la experimentación en animales y muchos mas granitos de sal en esta dulce fábula cuajada de sorpresas giros y acción.

Para niñxs, mayores y hasta para canes que están tan atentos como los protagonistas de este gran film, que por cierto muchas veces miran directamente a la cámara como queriéndonos decir algo sin palabras.

Bravo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s